Hoy es miércoles, 26 junio 2019   Última actualización: 9:40 pm
Entretenimiento 12/06/2019 4:17 pm

Médium venezolano Bhagavan Vásquez: “Venezuela va a renacer y cuando pase, va a ser la cosa más bella del mundo”

El famoso médium psíquico venezolano Bhagavan Vásquez recuerda que en el camino al éxito las cosas no siempre son fáciles. “Venezuela va a renacer y cuando pase, va a ser la cosa más bella del mundo. Nos acabamos de quemar, pero hagamos que las cenizas nos hagan resurgir”…

 

Bhagavan Vásquez es un joven de 28 años de edad nacido en Caracas y a pesar de que aparenta ser un joven común y corriente, es un médium psíquico que tiene la capacidad de ver y hablar con los espíritus y seres del más allá. Su don ha logrado que pueda ayudar a otras personas comunicándose con los que ya han fallecido y entregando mensajes animadores al mundo de los vivos.

Su habilidad le ha permitido tener un aprendizaje muy profundo acerca de la vida y la muerte. Constantemente viaja a nivel nacional realizando lecturas con el más allá en diferentes centros holísticos. También otras terapias tales como: nivelaciones de “chakras” y limpieza de auras.

El trabajo de Vásquez no es solo en Venezuela, sino también a nivel internacional, ya que es solicitado en diferentes países, tales como: Colombia, Perú, Argentina, Chile, Estados Unidos, México, Italia, Portugal, Panamá, Inglaterra, Australia.

También ha sido invitado a diferentes programas de radio y televisión, en los que ha tenido la oportunidad de poner en evidencia sus habilidades. Por ello, es reconocido como el médium más joven de Venezuela; un verdadero orgullo para muchos venezolanos.

Desde muy temprano

–A la edad de ocho años descubriste que podías ver y hablar con los muertos. ¿Cómo fue esa experiencia?

–Yo siempre he visto espíritus, pero pensaba que todo el mundo los veía, pero a la edad de 8 años mis padres se preocuparon porque ellos observaron que yo hablaba con seres que solamente yo podía ver y decía cosas que era imposible que yo conociera. Por ello, me llevaron a un psicopedagogo y este, impresionado, me remitió al Instituto Nacional de Parapsicología en Caracas. Allí, durante tres años de diferentes estudios, corroboraron que yo tenía una habilidad extrasensorial que me permitía captar energías que estaban en otros niveles vibratorios.

Durante mi niñez, mis padres me decían que algunas cosas que veía debían guardar silencio. En otras ocasiones había cosas que no quería decir y me obligaban a hacerlo. Por eso un día decidí cambiar esa situación y decidí mostrarle mi don al mundo.

— ¿Sentiste miedo en tu primer contacto con seres del más allá?

–Cuando me hice consciente de mi don me dio miedo, porque cuando descubrí que era algo que simplemente yo tenía la capacidad de observar me asusté; empezaron a suceder cosas que solo pasaban en mi cuarto, en mi casa. Sin embargo, crecí bajo la doctrina católica y me enseñaron a creer en los ángeles y, además, que cualquier cosa que me asustara debía apegarme a Dios, porque su energía me iba a proteger.

–¿Cómo describías los espíritus que observas?

–Yo veo a las personas espirituales como veo a las terrenales, pero no desde el plano físico, sino espiritual. Veo las almas. En ocasiones se me aparecen sombras blancas, percibo energías y vínculos amorosos que me permiten ver si ese espíritu es algún familiar. Además, he aprendido a decodificar qué es lo que siento, porque cada ser es diferente.

–¿Cómo empezaste a ayudar a otras personas con tu don?

–A la edad de 11 años comencé a usar mis habilidades con mis amigos, luego con los allegados de mis amistades y tiempo después con los padres de mis amigos. Pienso que esa situación me cambió la vida, porque empecé a leer a los papás de mis compañeros y era comiquísimo, porque siempre me invitaban a reuniones y fue de esa manera que empecé a darme a conocer.

Sin embargo, diría que fue a la edad de 17, cuando empecé a tener grupos de lectura entre cinco a diez personas y ya a mis 21 estaba viajando por toda Venezuela; ahora viajo a nivel internacional, me presento en teatros.

–¿Utilizas algún método para comunicarte con los espíritus, llámese cartas, leer las manos o algún otro instrumento?

–Para nada… Eso lo hacen los vidente. Ellos necesitan un médium para que les transmita la información, mientras que los médiums somos el medio directo con el que los espíritus se conectan. Yo soy como el módem para que el “Wifi” funcione.

–¿Puedes predecir el futuro?

–Hay cosas que los espíritus me muestran que van a pasar, pero yo siempre he dicho que, si no hay nada bueno que decir, no lo digas. A mi juicio, predecir el futuro es adelantarte a los hechos de algo que a ciencia cierta no conoces. Entonces puedo percibir un futuro de a momento, pero el tiempo a nivel espiritual no existe, más bien se mueve en diferentes direcciones.

Yo puedo percibir un futuro cercano, pero esa circunstancia puede cambiar en la línea de tiempo, porque los seres humanos tomamos decisiones.

–¿Cómo lograste ser reconocido a nivel internacional?

–Gracias a las personas que me siguen y a quienes he leído. Yo no he tenido publicidad, y aunque empecé entregando tarjetas y afiches, descubrí que mi mayor publicidad eran las personas. Tengo pacientes en todas partes del mundo y ellos les hablan a los nativos y conocidos sobre mí y les comentan mi trabajo. Hace poco estuve en Italia y leí a ciudadanos de allá que aprendieron a hablar español para poder comunicarse conmigo.

–¿Cuál ha sido tu mayor reto a lo largo de tu carrera?

–He tenido varios. El primero es mantener los pies en la tierra. Conectarme con el más allá a veces no me hace escuchar a las personas que tengo a mi alrededor. Todo mi equipo sabe que debe repetirme las cosas en varias ocasiones porque sencillamente no presto atención. Segundo, mantener que esto no habla de mí, esto no es mío, esto habla de lo que los espíritus hacen a través de mí; yo soy solamente el instrumento. Tercero tener el ego abajo, y comprender que, como cualquier persona, también estoy aprendiendo y no me las sé todas.

–¿Ha experimentado críticas por parte de personas que no creen en tu don?

–Por supuesto. En cada una de mis redes sociales hallas una faceta mía. En Facebook soy un poco más para la tercera edad. En Instagram, las personas ven al chamo, al muchacho que habla, y comparte mensajes animadores. En Twitter se conectan con el Bhagavan del ego, con el visceral, en el que si me contestan mal les contesto mal. Por ello, he tenido varios detractores, pero me he dado cuenta que son mis propios miedos, los considero enamorados confundidos, que de algún modo me enseñan mis temores. Siempre hemos juzgado algo que no conocemos y cuando lo conocemos dejamos de juzgar. Por eso invito a las personas no creyentes a que vayan a mis eventos. En ocasiones dicen que mis presentaciones son pagadas, pero cuando acuden observan que es algo real y les entra el gusano de la duda.

–Creaste un evento llamado Entre dos mundos. ¿Qué tipo de actividades desarrollas durante la presentación?

–Entre dos mundos es un evento maravilloso, en el cual llamo a la toma de conciencia, ya que vivimos entre lo que queremos ser y lo que tenemos que ser. Somos buenos, más no felices y vivimos luchando contra eso, porque vivimos en una sociedad que nos enseña a seguir patrones sociales.

Por ejemplo, nos dicen que debemos estudiar, tener una carrera, conseguir un buen empleo, casarnos y tener hijos, pero cuando obtenemos todas esas metas seguimos sin ser felices, porque no se nos ocurrió decir primero soy feliz y luego realizo todo lo demás.

Durante la conferencia entrego mensajes del más allá a un grupo reducido de personas, ya que me dejo fluir, los espíritus me dicen nombres y símbolos que debo expresar. Entre dos mundos es un encuentro con tu alma y tu mundo físico. Además les muestro a los ciudadanos como soy, para que vean que soy normal y también vivo y sufro como ellos.

–También creaste un evento más privado llamado La experiencia en íntimo. ¿Qué realizas allí?

–Es una adaptación de mi primer evento en micro. En sus inicios se llamaba La experiencia, en la cual yo hablaba con el más allá y no motivaba a las personas. Duraba dos horas comunicando gente con los espíritus, les explicaba sobre el duelo, cómo sanarlo y respondía preguntas.

Sin embargo, iban demasiadas personas y no podía leerlas a todas, por lo que una actriz llamada Vanessa Senior me dijo que hiciéramos algo más pequeño. Entonces, el evento se redujo a 50 personas, pero igual me cansaba física y mentalmente. Por ello lo redujimos a 40, y fue perfecto porque el número cuatro es cabalista y mágico.

–¿Qué has aprendido sobre la vida y la muerte?

–He aprendido a valorar la vida y a disfrutar de todo lo que nos rodea sin apegarnos a nada. Los espíritus me dicen que cada persona que llega a mi vida, es para mí, pero nadie de ellos ni lo que me rodea me pertenece, por ello debo disfrutarlo.

Mi don me ha permitido comprender que la vida es aquí y ahora. Valoro el presente, porque después de muertos no se puede valorar nada. Cuando un ser querido se muere nos lamentamos por lo que no pudimos haber dicho o hecho, así que agradezco y vivo cada segundo de mi existencia.

–¿Cómo te has sentido al saber que has podido cambiar la vida de otras personas?

–Ese ha sido el mayor premio de mi vida. No es tanto lo que produce, porque cada lectura mía tiene un valor monetario, lo que me llena es saber que personas me digan que les cambié la vida con una frase, con una palabra. Y que lo hagan seres que no conozco, es la mayor gratificación para mí.

–¿Qué mensaje le darías a los venezolanos, que están pasando por tantos problemas difíciles en la actualidad?

–Les diría que en el camino al éxito las cosas no siempre son fáciles; es duro y fuerte. Cuando ese camino te pide que te preguntes si de verdad vale la pena, y llegas a la meta que te pareció tan imposible, llegas a decir que sí valió la pena.

Estamos pasando por tiempos complicados y eso nos ayuda a valorar. El venezolano está saliendo del país para entregar amor a otras personas. Por ello, yo admiro a las mujeres venezolanas, porque se han ido a cada rincón del mundo y le han enseñado a otras que a pesar de las dificultades se deben valorar cada día.

Venezuela va a renacer y cuando pase, va a ser la cosa más bella del mundo. Nos acabamos de quemar, pero hagamos que las cenizas nos hagan resurgir.

De gira este mes

Bhavagan Vásquez realizará una gira a finales del mes de junio con su evento La experiencia en íntimo, en Bogotá, Colombia y en varios estados de Venezuela. También realizará una presentación de Entre dos mundos el próximo 3 de agosto en el Lidotel Hotel Boutique.

Sus redes sociales son: Instagram: @bhagavanvasquez, Twitter: @bhagavanvasquez, Facebook: Bhagavan Vásquez,  Youtube: Bhagavan Vásquez y su página web www.bhagavanvasquez.com donde se halla mayor información sobre sus presentaciones y consultas privadas.

Comparte

También le puede interesar

Entretenimiento

La Voz en tu correo

Ingresa tu correo electrónico:

Encuesta

¿Como cree usted que se solucionará la crisis política en Venezuela?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...